Estoy creciendo

creciendo mama

Estoy creciendo. Estoy realizándome como persona y empezando a desarrollar nuevas habilidades, conocimientos, creaciones, imaginando, reviviendo el mundo todos los días porque a través de mis ojos le muestro el mundo a mi pequeño. Estoy creciendo, y no porque me haya convertido en madre. No, no, para eso solo falta una buena noche acompañada y esperar con paciencia. No. Estoy creciendo porque todas las noches antes de dormir me acuesto pensando qué hice hoy, en qué me equivoqué, qué me funcionó y aportó en mi rol como mamá y aportó a su desarrollo. Cómo puedo mejorar, qué realmente quiero enseñarle a mi hijo y cómo puedo hacerlo de forma más eficiente. Cuál momento del día no enseñó lo que realmente quiero dejarle a mi hijo.

 

¿Le quiero enseñar realmente que cacarse y ensuciarse en las sábanas es tan terrible como a veces parece? ¿O quiero enseñarle que a veces cuando uno se equivoca puede contar con su mamá, que va a estar ahí para ayudarle a limpiar sus “cagadas”? ¿Es el estrés y el tiempo perdido en lavar las sabanas y cambiar todo de nuevo más importante que mostrarle que el amor y la empatía de su madre no están atados a sus errores? Alguna vez asistí a una clase de la universidad donde la profesora preguntaba a la clase: ¿quieres que tu hijo sea un adulto que encuentre sus zapatos a la hora de salir, o un adulto que en momentos de apuro y frustración respire profundo y busque una forma de solucionar su problema? ¿Es realmente tan terrible que se haya regado el arroz por toda la cocina como para no aprovechar ese momento para enseñarle a tu pequeño que siempre hay formas de solucionar hasta el más grande de los problemas?

 

Me acuesto pensando en todo esto y miles de cosas más que, no lo niego, me hacen sentir presionada y muchas veces inútil para este trabajo. Pero me doy cuenta que estoy creciendo. Creciendo porque me importa crecer. Creciendo porque acepto que hay días que no hago lo mejor que puedo, que me equivoco, que no tengo todas las respuestas y las estoy buscando para mí y para él. Creciendo porque me doy cuenta que no soy la misma mamá que hace dos meses o que hace un año. Soy una madre en constante cambio y adaptación para mi pequeño. Porque, y creo que todas las madres estarán de acuerdo con esto, justo cuando logro dominar algo que mi bebé requiere de mi…ya no lo necesita más; y ahora necesita algo totalmente diferente y nuevo. No hay trabajo en el mundo con una curva de aprendizaje tan difícil y permanente que ser madre. Así que siento como crezco cada día.  Para darle la madre que se merece, la madre que quiero que recuerde, la madre que él necesita. Creciendo, sencillamente porque me levanto todos los días con el ánimo de hacerlo mejor. ¿Me sale? ¡No sé! Esa es la peor parte del asunto. No lo puedes saber mientras sucede. Lo sabré cuando crezca y tome sus propias decisiones. Cuando me agradezca o culpe. Cuando me abrace o rechace. Cuando ya no me necesite más.

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s