Diagnóstico

img_0126

Una de las primeras formas en que se puede diagnosticar la alergia a la caseína es cortar el seno materno y dar fórmula exclusivamente por un par de semanas para ver si los síntomas del bebé mejoran o no. La fórmula debe ser especial, no cualquier marca es adecuada debido a que TODAS las fórmulas en el mercado tienen leche. La razón de no dar leche materna es que las madres normalmente comemos productos que contienen caseína y esa proteína pasa a la leche materna y por lo tanto al bebé. Aunque se elimine los productos lácteos de la dieta de la madre, incluso el pan, pastel, galletas, chicles, colorantes, y otros miles de productos contienen caseína.

Normalmente se recomienda que las dos semanas que el bebé está exclusivamente alimentado con fórmula, la mamá haga una dieta especial y estricta para poder eliminar la caseína de su leche y pueda retomar la lactancia. Esta es una decisión de la MADRE. No de su familia, esposo, amigos, conocidos ni nadie más. Ella es la única que puede decidir si quiere y puede hacer una dieta difícil y si desea seguir la lactancia. Si así lo decide, es muy importante que adquiera un extractor de leche y mantenga la estimulación del seno para que la producción de leche no se seque y pueda volver a darle el seno a su pequeño. Si no quiere, no puede, o simplemente no logra mantener la producción de leche, entonces es importante que adquiera unos buenos biberones y una pañalera más grande.

Ojalá existiera un examen o alguna prueba que nuestros bebés se pudieran hacer para que el proceso de diagnóstico fuera más fácil y rápido, pero solo hay la tradicional y penosa: prueba y error. Si los síntomas del bebé mejoran esas dos semanas (con la fórmula especial) se puede decir que existe una alergia a la caseína. Si los síntomas no mejoran, aunque sea un poquito, entonces es necesario seguir buscando el origen del problema.

Si los síntomas mejoran y  los padres escogen retomar la lactancia, se debe monitorear nuevamente los síntomas. A veces las mamás intentamos hacer la dieta lo mejor que podemos pero lamentablemente unas cuantas proteínas de leche pueden pasarse por nuestro filtro y terminar otra vez irritando a nuestro pequeño. Si los síntomas vuelven, tal vez el seno ya no sea una opción. Si tu bebé sigue mejorando, entonces ¡ya estás al principio del fin!

Sé que este proceso se siente como una odisea y cada día que pasa es demasiado duro. Cada vez que hablaba desesperada con mis doctores y lo único que podían decirme era – Ten paciencia, Qué son un par de días más, Tranquila que ya estamos en el proceso – solo quería gritarles de regreso: ¡Que fácil cuando tu no eres el está viviendo cada momento con ver sufrir y llorar a un recién nacido! Pero lamentablemente no hay otro camino. Estos son los días que se deben atravesar para conseguir la respuesta. Muy probablemente sean los últimos días que tu bebé esté tan mal.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s